Diseñadora, creadora de iconografía, responsable de poder hacer que el usuario y la máquina hablaran.

“Las cosas sencillas deben ser sencillas, las cosas complicadas deben ser posibles”.

Esta frase de Alan Kay ayudar a imaginarnos como sería una conversación de trabajo con Susan Kare.

Diseñadora, creadora de la primera iconografía de Apple, experta del pixel art,  licenciada y doctorada en Bellas artes en New York en el 1978, admiradora y alumna aventajada de Paul Sands, sabe bailar en una baldosa de 900 pixeles incluso de 7 con su entrenamiento en cuadriculas de 32 x 32.

Consiguió hacer posible la idea de la usabilidad y humanización del primer ordenador de la marca a través de su interfaz gráfica, en la misma línea de acercar al usuario real los ordenadores personales aplico el diseño editorial y la tipografía al entorno digital. Aun aceptando que esa época no sabía nada sobre estos temas, materializo el encargo de Steve Jobs de desterrar el uso de tipografías mono espaciales.

Entiende los trabajos como un todo y la proyección geográfica y temporal de los mismos que afectan a su uso y forma. Simplicidad, claridad y utilidad para reflejar el mensaje detrás de la acción, a través de la metáfora. No obstante, cuando enfrenta un proyecto, simplemente quiere hacerlo lo mejor posible.

Casi como una herencia del enfoque aplicado al diseño de Paul Rand. Es posible que la aplicación de la retícula de este maestro le fuera útil para para jugar con los mapas de pixeles. Al igual que él, su proceso creativo no parece ser deductivo, sino que la explicación racional viene después, tras el análisis y desconstrucción del proyecto. Es posible que el resultado y efectividad de sus trabajos sea la comprensión de la libertad creativa a través de las limitaciones que impone el encargo de un cliente y en este caso un entorno, unas fronteras que no limitan sino que fortalecen el trabajo, algo que no estamos seguros si otro de sus influencias, Saul Steinberg, hubiera aceptado.

Nos parece que Susan Kare, es de esas personas, genios, modestos y tímidos, que se presentan con hechos, en este caso con una carrera digna de revisión.

Después de trabajar en un museo de San Francisco como ayudante de conservación, y luego como artista gráfico autónoma, comenzó su carrera en Apple, donde diseñó múltiples fuentes (Chicago, New York, Geneva…) y colaborar a hacer posible la idea de GUI que habían visto en el Xerox Alto con sus mapas de bits. La ventaja principal para hacer accesible los ordenadores portátiles a los usuarios.  

Se mudó a NeXT con Steve Jobs allá por el 1985 como directora creativa, NeXT inc., donde coincidió con Rand, aquí la vemos junto a él presentando el diseño del logo, todo un manual de marca y de cómo vender a un cliente una solución.

Después pasó a Microsoft, donde se le encargó la misma tarea con el mítico Windows 3.0, yo conocí el Windows 3.1. Fue el intento de aplicar el mismo éxito de Mac en los ordenadores de IBM, (causalmente también les diseño el logo Paul Rand) y les humanizo Susan Kare….

En 1989, fundo su propia empresa donde puedes ver todo sus trabajos. Susan Kare LLP

Desde entonces, ha continuado diseñando iconos e impresiones, además de ofrecer conferencias, trabajando para las más grandes empresas tecnológicas como el grupo tecnológico getty, Intel, IBM, sony pictures, yahoo, AT&T, motorola, eazel inc. Hasta el día de hoy que colabora con pinterest.

Una pionera que ha ayudado a fomentar la evolución del diseño gráfico en la primera interfaz de usuario, incluso aplicando los principios de usabilidad (video donde explican un concepto actual en el diseño de productos como la ergonomía aplicado a los ordenadores Apple -a partir del minuto 12:38-) , siempre el usuario lo primero hasta el momento actual, donde los iconos pasan a describir las nuevas empresas en apps, y estados con los emoticonos.

«La complejidad visual no es siempre directamente proporcional a la eficacia, la clave del proceso creativo sigue siendo conseguir una imagen que funcione como un símbolo para su público objetivo», Susan  Kare para Wired.

Deja un comentario