Este trabajo de rediseño de los daneses de wrenchmokees fue un éxito en cuestión de popularidad y digo esto porque ellos, haciendo honor a su personalidad, creen que no es su mejor proyecto, en esa época no tenían tiempo ni presupuesto para el proyecto, de esto aprendieron y evolucionaron se dieron cuenta que para solucionar problemas no hay siempre que buscar nuevas ideas, simplemente es necesario redefinir las iniciales.

Per y Nicholas, fueron fieles a sí mismos y reflejaron su identidad en el diseño de la moto. No les gusta la popularidad, falsedad, ni lo artificial. Defienden la honestidad en el trabajo y el resultado final.  Su carácter se aprecia en sus proyectos, sutilidad, minimalismo, claridad y pureza. Simplemente son daneses. El diseño Escandinavo por propia su idiosincrasia nacional es útil y resistente, la forma está supeditada a la utilidad. El concepto impera sobre la imagen. En casi todas las manifestaciones humanas siempre demostramos nuestro carácter, hablando de motos, otro ejemplo completamente opuesto es el de David Borras, aka El solitario, quien vuelca su dramatismo en sus creaciones.

Las motos que producen tienen unas líneas definidas y superficies robustas, la crudeza y calidad de los materiales que parecen estar en bruto, la ausencia de brillo (no les gusta), por eso emplean latón, cobre y pulen con chorro de arena cualquier detalles que brille, su diseño destaca en la totalidad de todo un conjunto, no únicamente en algunos detalles que puedan desviar la atención.

La base de esta café racer es una Honda CB750, para muchos es considerada como una de las 10 mejores motos de la historia, reconocida entre los mejores productos de la tecnología de automoción japonesa…. De hecho este modelo es un hito en la historia de Honda, es la primera llamada superbike.

Cuando se lanzó rompió la tradición acerca del  tamaño y cilindrada de las motos japonesas, típicamente de motores pequeños, antes la más potente de la marca era la CB450, cuyos beneficios y ambición para mejorar en las competiciones deportivas impulso la creación de la CB750, para batir a las bicilindricas como las harleys. Cuenta  además con frenos de disco y con ella se estandarizo el motor DOCH de doble árbol de levas con 4 cilindros en línea transversal, de aire, precursor de los motores modernos. Por estos motivos, además de la ligereza en la conducción y potencia, Honda pudo entrar en el mercado de motos de mayo cilindrada en Europa y EEUU típicamente dominado por las motos inglesas, alemanas. De hecho la mayor incidencia en el diseño del motor fue por informes de los distribuidores americanos.

En la Gorilla Punch, rehicieron el motor de 85 caballos de potencia. Desde el frente, cubrieron el faro con una trama metálica, las suspensiones están terminadas en un gris satinado, como las abrazaderas, cubiertas del motor. La horquilla delantera de 41 mm tiene un brazo basculante extendido y nueva amortiguación. Suspensión trasera progresiva.

En CNC han hecho en aluminio, las abrazaderas y los arboles triples. En un acero inoxidable pulido y cálido están producidos los espaciadores y tijas. Además con tubos de cobre han recubierto el cableado trasero. Producción propia también es el chasis trasero, el colín, el asiento, el depósito de aceite bajo el colín, el depósito de refrigerante, los tubos de cobre de aceite, manillar, reposapiés, luz trasera y más.

Este proyecto fue encargado por un museo, el Museo Danés de Artes y Oficios y el Rojo Artspace en Barcelona, donde se exhibe actualmente.

Deja un comentario