Ahora mismo, cuando estaba centrándome para escribir este post se me ha ido la cabeza a la playa, ¿qué raro no?. Pero el inconsciente no traiciona, nos enseña otras formas, otras rutas. ¡Qué momentos pasé construyendo mis castillos de arena! y ¡la cantidad de pruebas que hacía para que no se cayeran cuando venía el agua!

Había que encontrar el equilibrio entre distintas urgencias: el tiempo del viaje hasta la orilla para traer los materiales (arena mojada), o también que un castillo con foso y con un ciclo de agua era más chulo que uno seco. De los ensayos y afrontar esos problemas se me iban ocurriendo diferentes sistemas constructivos para asegurar la estructura básica de mis castillos, los cimientos con piedras, con ramitas, para que el agua al llegar no diluyera la cimentación de los muros.

En fin, las bicicletas son para el verano y los sistemas constructivos son según las funciones, materiales y tiempos.

Durante esos veranos sin darme cuenta, estaba aprendiendo y evolucionando lo que son sistemas de construcción (aunque mi fase de experimentación solo duraba hasta septiembre). Con este concepto nos referimos al conjunto de elementos, materiales, técnicas, herramientas, procedimientos y equipos, aplicables a una disciplina en particular, (para mí era con arena y piedras), también es cierto que el avance de estos procesos no se ha detenido.

La imaginación, por nuestra naturaleza experiencial, evoca grandes volúmenes, al mencionar construcción. No obstante, revisando la evolución de las disciplinas relacionas como arquitectura o en diseño, por diferentes necesidades que surgen y por las adaptaciones al medio percibimos varios cambios.

Primeramente los elementos, estructuras y volúmenes tradicionales (muros, paredes) comienzan a desligarse de la asociación tradicional (no siempre ocurre) a grandes volúmenes geométricos ideales, por dos fenómenos actuales: el biomimetismo y la parametrización.

Otro factor de cambio es el resultado de la aplicación de las nuevas tecnologías de manufactura y programación digital.  Estas proponen nuevas posibilidades productivas, al fomentar una industrialización flexible de la construcción y modifican sus funciones y formas.

En su momento a mí también me surgieron ciertas necesidades, aunque infinitamente más simplificadas, para poder aplicar, lo que desde 2008, Patrik Schumacher comenzó a llamar parametricismo.

El parametricismo, es un nuevo estilo arquitectónico cuya racionalidad y superioridad, según él obviarán el resto de alternativas.

Hasta el siglo pasado en arquitectura, estábamos supeditamos a la estructura mural como elemento dictador. Al mismo tiempo, hacían la función de cerramientos verticales, tanto de fachada como de partición interior. Sin embargo, gracias a estos avances tecnológicos, la mejor interacción y cálculo de los programas de diseño, las estructuras murarías ya no dominan el diseño.  Las estructuras reticulares de acero, madera, hormigón, permiten el divorcio de las capas exteriores, y en consecuencia también el diseño industrial se ha liberado de sus planteamientos constructivos tradicionales. He aquí la era de los sistemas paramétricos y la liberación para el uso de diferentes materiales.

Aun así, debemos remarcar, que los sistemas constructivos clásicos se siguen empleando. Lo que también sigue ocurriendo es que no se aprovechan todo lo que debiera las posibilidades de eficiencia de las tecnologías  paralelas en los procesos de producción, quizá todavía necesitamos que las técnicas tradicionales coexistan con la metodología más actual.

A nosotros nos parece que en la combinación de ambos existe el equilibrio para generar la solución óptima, como podemos observar tras el resultado de los últimos premios Dreihaus.

Lo que si podemos constatar es que en la evolución y el empleo de los modelos y sistemas paramétricos, proporcionan:

  • Una mejora del diseño.
  • Una mejor experiencia de usuario.
  • Representación más fidedigna de la identidad de una marca o gustos de un cliente.

Así como:

  • Reducción de costes.
  • Optimización de recursos.
  • Optimización temporal.
  • Predictibilidad en el comportamiento de la estructura.

Empleo de materiales:

En el diseño industrial, o conceptual existen una enorme diversidad de materiales a elegir. A nosotros nos gusta el trabajo con la madera, ya hay muchos proyectos desarrollados y con una gran ingenio en su concepción. Podemos enumerar múltiples ventajas para su uso como material vivo y tradicional más evidente para  el diseño y construcción de: arquitectura efímera, mobiliario, mostradores; ya sea por su estructura interna, resistencia en relación a su baja densidad, costes, ventajas medioambientales, e interacción con el usuario.

Las técnicas de construcción y trabajo clásicas de la madera aplicadas a la conceptualización, replicación y definición de la idea y geometrías de un elemento natural y sus propiedades de la forma que lo realizan los sistemas paramétricos son extremadamente complicadas. Aunque si cuentas con  el conocimiento y saber hacer de un artesano tradicional ya dispones de la mitad de las variables a insertar, por este motivo la digitalización  con el empleo de programas de diseño son indispensables para acometer ya casi todos los proyectos.

Fases en la aplicación y desarrollo de sistemas constructivos paramétricos.

A la hora de plantearnos estos proyectos, sinceramente, nuestra aproximación es mixta. Nuestro maestro carpintero tiene mucho que decir y dicta en el tacto con el material, pero cuando pasamos a la fase de diseño hay lugares en los nunca imagino que podría llegar en los plazos de producción requeridos.

El ensayo y error son asumibles, es el método científico aplicado en la mejora de estos sistemas constructivos. Es imprescindible cuando la forma debe representar una identidad concreta, cuando -como ocurre frecuentemente- quedan por definir variables a incluir en los modelos, o cuando el material vivo en sí mismo y tras producción humana puede no venir de una tirada consistente. También según el pensamiento de diseño, el prototipado existe como fase previa para reducir aún más esa asimetría de información.

Lo que sí también conseguimos, gracias a esos momentos son ángulos casi imposibles, cortes para uniones de soporte únicos, expansión de volúmenes, mejor conceptualización y asegurarnos de una ejecución estructural más sólida.

Para hacer realidad todos estos planteamientos debemos contar a su vez con la maquinaria adecuada, y los diseños deben trasladarse en archivos. Nosotros contamos con clientes que confían, aportamos el jugo de la materia gris de nuestras cabezas, modelamos con grasshopper, cortamos con nuestra CNC y conseguimos estos proyectos.

Aquí podéis ver algunos resultados de estas prácticas.

Etiquetas:

Deja un comentario